Llámanos al... 911 111 024

Login


Register | Recover Password

Beneficios clave del renting de coches para particulares y profesionales

 

El renting de coches ya no se limita a las flotas de vehículos de grandes corporaciones, sino que tanto pymes como autónomos y particulares han consolidado esta variedad de alquiler de automóviles que actúa como contraposición de la tradicional preferencia por la propiedad de un vehículo.

Ventajas del renting para particulares y profesionales

A lo largo de este post te explicaremos cuáles son los beneficios clave del renting de coches, tanto si eres un particular como si eres un autónomo o empresario. Esperamos ayudarte durante las siguientes líneas a entender y a tener un mejor criterio sobre si compensa más renting o compra.

Mayor ahorro

Una de las mayores ventajas de los coches de renting es el ahorro que supone en comparación con la compra de un vehículo. Este ahorro hace referencia a todos los servicios que están incluidos en el contrato de renting para autónomos, pymes y particulares.

Dicho contrato cubre aspectos como: el mantenimiento del vehículo, tanto en el caso de las revisiones como de las pertinentes averías, si éstas tienen lugar; también entra la sustitución de neumáticos por desgaste, pinchazos o reventones; reparaciones de daños como consecuencia de golpes o accidentes; asistencia en carretera cuando el vehículo quede inmovilizado; el pago de impuestos de Matriculación y de Vehículos de Tracción Mecánica; y el seguro del coche.

Además, ahorrar con un contrato de renting de coches también se debe a que no requiere del elevado desembolso inicial asociado a la compra de un vehículo y, por supuesto, tampoco precisarás de financiación para hacer frente a la compra, por lo que no tendrás que abonar intereses. Todo esto en conjunto hace que el ahorro de los coches de renting pueda ser de hasta el 60% frente a la adquisición de un vehículo.

Posibilidad de adquirir el vehículo

Otra de las ventajas del renting es que las empresas ofrecen la posibilidad de adquirir el vehículo una vez el contrato haya llegado a su fin. Esta compra implicaría quedarte con la propiedad y la titularidad del mismo y simplemente tendrías que abonar la diferencia restante del valor del coche de renting.

Es, como ves, una forma de poder acceder a tener un coche en propiedad sin tener que hacer frente al desembolso inicial de los procesos de compra tradicionales. Además, si no quieres adquirirlo, siempre puedes finalizar el contrato o renovarlo.

Cambios de coches de renting cada poco tiempo

Si eres de ese tipo de conductores que disfrutan cambiando de modelo cada poco tiempo, el renting es la mejor solución para ti. Esto se debe a que, una vez acabes el contrato, podrás renovarlo por uno nuevo y cambiar el modelo del coche que vayas a conducir, consiguiendo uno mejor y más actualizado.

El renting para autónomos o particulares te garantiza que no llegarás a aburrirte nunca del coche que estás conduciendo, ya que podrás cambiarlo anualmente, en función del tiempo que esté establecido en tu contrato. Además, los coches de renting suelen ser modelos modernos y actualizados, con todo tipo de funcionalidades y comodidades para el conductor y, por supuesto, con los últimos avances en materia de seguridad incorporados.

Ser más sostenible

Según los datos recogidos para un estudio del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), los coches de renting han supuesto en España un importante ahorro de consumo de 105 millones de litros de combustible, evitando también la emisión de 121.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Esto significa que el renting tiene la ventaja de conseguir establecer una relación de proporcionalidad inversa en la que la eficiencia energética aumenta y el impacto al medio ambiente desciende.

Ventajas fiscales para empresas

Los autónomos y las pymes son los más interesados por esta modalidad de alquiler de coches y esto es como respuesta a los beneficios del renting para la empresa, que hace que las condiciones de este tipo de contratos sean provechosos para los trabajadores.

Para empezar, la cuota mensual del renting es deducible en su totalidad, ya que el coche estará considerado un gasto y no un activo de la empresa. Esto significa que desgrava tanto en el Impuesto de Sociedades como en la declaración de la renta. Además, también puede deducirse el 100% del IVA renting si el vehículo es utilizado para uso exclusivo de la actividad empresarial. Las deducciones se aplican de manera inmediata, sin necesidad de consignarlo en el Balance ni de crear un cuadro de amortizaciones para este gasto.

Y, por último, el Coste Total de Propiedad de tu negocio se verá reducido puesto que el coche, como ya hemos dicho, es un gasto y no un activo. Además, al no estar realizando una compra, el ROI mejora y te permite destinar partidas presupuestarias a la actividad empresarial.

TRANSLATE