Llámanos al... 911 111 024

Login


Register | Recover Password

Ventajas fiscales del renting para profesionales

Qué es el renting y cuáles son sus beneficios fiscales

El renting de coches es un negocio que está en auge entre empresarios de pymes y autónomos, algo que se entiende dado que esta modalidad de alquiler de vehículos ofrece una gran cantidad de ventajas fiscales que suponen motivos de peso a la hora de decantarse por esta opción.

Es obvio que tanto pymes como autónomos se muestran interesados en conseguir que la fiscalidad de su empresa no impida que la actividad empresarial no pueda desarrollarse como debería. El tratamiento fiscal que recibe el renting hace que sea especialmente provechoso para pymes y autónomos beneficiarse de ello. Por eso, a lo largo de este artículo queremos explicarte cuáles son los distintos beneficios del renting para la empresa.

Desgrava en Impuesto de Sociedades y la declaración de la renta

El importe mensual a pagar en concepto de coches de renting tiene la ventaja de que es deducible en su totalidad, ya que estará considerado como un gasto de la compañía siempre y cuando resulte imprescindible para el desarrollo de la actividad. Esto es, el 100% de las cuotas mensuales del renting pueden ser desgravadas tanto en el Impuesto de Sociedades como en la declaración de la renta.

Es deducible en la totalidad del IVA renting

Además, se permite la deducción del 50% del IVA soportado en la factura. No obstante, esta cifra puede alcanzar el 100% del IVA soportado si el empresario o autónomo acredita que el vehículo sujeto a renting es utilizado con exclusividad para el desarrollo de la actividad profesional. Para ello, necesitará demostrar que el vehículo no circula ni durante los fines de semana ni en los días festivos y también serigrafiarlo con el logotipo de la empresa.

Deducciones inmediatas

Otro de las ventajas del renting para el caso de los profesionales es el hecho de que las deducciones son aplicadas de manera inmediata, ya que esta modalidad de alquiler de vehículos está considerada, como ya hemos dicho, como un gasto.

Si la pyme o el autónomo decidiera optar por modalidades como el leasing o por la compra de un vehículo, la deducción no sería inmediata, ya que sería necesario que quedara consignado en el Balance de ese año y tendría que crearse un cuadro de amortizaciones.

Sin necesidad de solicitar financiación

Comprar un vehículo supone una inversión inicial muy elevada haciendo que, en ocasiones, sea necesario solicitar un préstamo a hacer que la compra quede financiada a través del concesionario, lo cual implica que se generarán unos intereses que también se tendrán que abonar.

Esto es algo que no sucede en el caso de optar por el renting, ya que el usuario sólo tendrá que hacerse cargo de abonar la cuota mensual pactada. Además, ofrece la ventaja de que, si al llegar a la finalización del contrato, el profesional quiere optar a quedarse con el vehículo que tenía en alquiler, puede hacerlo pagando la diferencia o incluso renovar el contrato de renting con un vehículo completamente nuevo y diferente al que conducía con anterioridad. De acceder a la renovación del contrato, siempre podrá disponer de vehículos nuevos que cuenten con las nuevas tecnologías y que garanticen que podrá desarrollar su actividad laboral con una facilidad completa.

Por otro lado, al no tener que solicitar un préstamo personal para tener que hacer frente a la compra de un vehículo, el empresario o autónomo consigue que no se altere su perfil crediticio, de forma que, si en algún momento necesita realizar la solicitud de financiación a su entidad bancaria, obtendrá unas mejores condiciones.

El Coste Total de Propiedad se reduce

La compra de un vehículo es una decisión que tiene que ser meditada con creces, ya que no sólo implica el desembolso del valor del coche en sí, sino que también se tendrá que hacer frente al resto de gastos añadidos, como son los impuestos, la prima del seguro, la reparación de futuras averías y los costes de mantenimiento derivados del paso del tiempo.

Al realizar un renting para autónomos o pymes, el profesional se deshace de gran parte de esos gastos, pudiendo ahorrarse todos los costes recurrentes asociados a la compra de un vehículo y ahorrando hasta el 60% de lo que se gastaría adquiriendo un coche.

Mejora del ROI

El ROI (Return On Investment) se ve beneficiado en tu negocio, ya que el renting te permite destinar mayores partidas presupuestarias al desarrollo de la actividad económica empresarial, en lugar de a los pagos asociados a la compra y mantenimiento del vehículo.

TRANSLATE